¿Por qué una mamá de día?

Hace ya casi siete años nació mi hija mayor y “por suerte” no tuve que hacerme la gran pregunta ¿cuando empezará la guardería? Digo por suerte entre comillas porque en ese momento no estaba trabajando y a pesar de los pesares sentí la ausencia de esa pregunta como un alivio.

En esta sociedad tenemos estandarizado que una mama da a luz y a los cinco meses, seis con suerte está dejando a su bebé, su tesoro más preciado, en manos de personas desconocidas, haciendo el acto de fe más grande. Y cuando la madre toda angustiada nos dice “es que mañana empieza la guardería y estoy fatal”, siempre se le contesta “no te preocupes ya se te pasará, es lo que hay que hacer, es lo que toca”. Entonces ese tesoro tan preciado se queda en manos de personas desconocidas en un proceso estandarizado, otra vez, que no tiene en cuenta sus necesidades especiales y rodeado de otros siete bebés desconocidos que quedan al cuidado de una educadora.

Siempre me rebelé en mi interior contra esta situación que todos llamamos normal, siempre pensé que las cosas se podían hacer de manera diferente con los niños y hace ya un tiempo me topé con la gran idea de las madres de día y me dije este es mi camino.

Quizás lo normal no era mi camino y por eso me he aventurado en la busqueda de una forma más humana de criar a los niños, donde lo que cuenta es el niño pero con nombre propio, buscar una manera de darle un lugar a esos pequeños niños que se enfrentan a la ardua tarea de la separación de sus padres. Lo que nos parece “normal” tiene consecuencias psíquicas para esos bebes que todavía no pueden usar las palabras para decirnos: mami estoy bien o te echo de menos.

La separación de los padres a veces provoca que el niño se enferme, o que pierda el apetito, o que esté más irascible, o que se despierte más por la noche para sentir a sus papas cerca. Por eso es un proceso que tenemos que tomarnos muy en serio y tratarlo con toda la delicadeza que se merece. Y no sólo por parte de los niños, tenemos que escuchar a esas madres que se sienten angustiadas de dejar a sus bebes en manos de extraños, escuchar cuál puede ser la mejor manera de hacerlo para que ellas se sientan seguras y tranquilas de dejar en nuestras manos a sus pequeños. Siento que ser una madre de día también me permite entender a esa madre y tratar de ayudarla a afrontar algo a veces tan complicado como la separación de su pequeño. Nunca podremos entender a ese bebe aisladamente porque no existe ese bebe sin sus padres y sus padres tampoco existen como padres sin ese bebe, es un trio al que hay que dar voz y tratar este proceso con toda la delicadeza que se merece. Si los padres se sienten seguros, sintiendo nuestro espacio como propio, como algo cercano, un lugar donde pueden permanecer con sus hijos hasta que se sientan preparados para abordar la separación, los niños van a poder hacerlo de una manera mucho más fácil y natural. El fín es que el niño se sienta bien, se sienta seguro y pueda afrontar esa separación de la mejor manera posible.

Quizás lo importante de la cuestión no es seguir las pautas de lo que nos dicen que es normal, sino tratar de buscar nuestro propio camino y sentir que hay otras alternativas para el cuidado de nuestros hijos, que no tenemos porque seguir la corriente que nos dice qué es lo que tenemos qué hacer, qué sentir o qué pensar. Debemos poder elegir libremente cual es nuestra opción y cuál es nuestro camino.

Yo os propongo hoy un camino diferente.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Por qué una mamá de día?

  1. Un camino diferente y maravilloso, esta labor poca gente la puede hacer porque efectivamente todos tenemos un camino y no todos seguimos los mismos pasos , pero tenemos la gran suerte de encontrarnos la persona idonea para esta bonita y magica experiencia , Silvia es todo amor , un gran ser y toda dedicación ,tan solo hay que verla con sus dos tesoros mas preciados Yaiza y Naia. Os aseguro que no os equivocais al elegirla , tratara a vuestros pequeños como si fueran los suyos y eso es lo mejor que nos puede pasar en estos momentos de decisiones tan importantes y únicas como el bienestar de nuestros hijos.
    Gema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s